El eurodiputado del PP Garriga dice que el sobrecoste de El Musel puede provocar una sanción de la UE

“Habrá que pedir responsabilidades a mucha gente, incluso dimisiones”, señala
11.09.08 – 17:31 – EUROPA PRESS | OVIEDO

El eurodiputado asturiano del PP, Salvador Garriga, se mostró hoy “preocupado” por los problemas de financiación de las obras de ampliación del Puerto de El Musel (Gijón). Dijo que es “incomprensible” que el Gobierno español haya pretendido buscar fondos de la Unión Europea para financiar el modificado de la obra. A juicio de Garriga, la “mala gestión” puede incluso acarrear a España que la Unión Europea abra un procedimiento de infracción, algo que podría, en el peor de los casos, obligar a devolver algún tramo de financiación de los fondos de cohesión con cargo al periodo anterior, 1999-2006.
Garriga recordó que desde hace tiempo lleva advirtiendo que la Unión Europea no financia por fondo de cohesión por reglamentos ningún modificado, a no ser que hubiese alguna circunstancia de urgencia “que no se daban en este caso”. Añadió que, según los reglamentos de la UE, todo modificado tiene que estar licitado, algo que no ocurrió en este caso.
Según Garriga los responsables de la obra también conocían en julio que no iban a contar con fondos. “Cada uno tendrá que asumir sus propias responsabilidades en su día”, señaló. Afirmó que el asunto lleva en el servicio de auditoría de la Comisión Europea desde el mes de abril.
El eurodiputado señaló que en las cartas que se han venido cruzando entre la Comisión y el Gobierno de España, ha quedado claro que hay dos direcciones generales de la Unión Europea que han objetado a las pretensiones de buscar fondos para hacer frente al sobrecoste. Se trata de la Dirección General Regional y la Dirección General de Mercado Interior. Esta última, según Garriga, “no ve claro cómo España puede pedir dinero para un modificado”.
El Gobierno de España debería de haber aportado ya toda la documentación requerida, según Garriga, de forma que la Comisión tenga tres meses más para examinarla toda, e incluso abrir un procedimiento de infracción. “Hasta noviembre, no habría ninguna decisión”, señaló.
Lamentó que, en otras ocasiones, la práctica admitida en grandes obras es la de anular tramos para poder cobrarlos después. Según Garriga, lo único que podría darse sería la concesión de una ampliación, pero fuera de plazo, algo que dependerá de las negociaciones entre el Gobierno de España y la Unión Europea. “Esto no es sólo un problema de Asturias, sino de España, donde tiene que haber una gran preocupación”, dijo.
A juicio de Garriga, la situación es “lamentable” porque afecta a una gran obra del Cantábrico. “Al final, la mala gestión la pagaremos los contribuyentes españoles”, dijo. En todo caso, dijo que no alcanza a comprender cómo los técnicos y funcionarios de Fomento han intentado la vía emprendida, dado que la reglamentación está “clara”. “Todo apunta a que al final de todo esto habrá que pedir responsabilidades e incluso dimisiones”, señaló.

Comentario Cerrado