Oportunidad única para salvar la población osera oriental

osa cantábrica

osa cantábrica


La osa recogida en Villarín (Somiedo) debe integrarse a la población oriental asturiana
Nota de prensa de Los Verdes de Asturias
Tres grandes amenazas enturbian el futuro de los osos pardos cantábricos: la destrucción de su hábitat, las muertes causadas por caza furtiva o accidental, trampeo y veneno, y la deriva genética por consanguinidad.
El problema de la consanguinidad de la población oriental es el que puede contribuir a resolver la osa : la solución más viable e inmediata a esta cuestión es siempre el traslado natural o forzado de una hembra de occidente a oriente. A largo plazo debe consolidarse la conexión entre ambas poblaciones.

-Existen dos subpoblaciones de osos pardos, inconexas, separadas por las carreteras, autopista, tren y líneas de alta tensión que atraviesan Pajares y el valle del Huerna. La población occidental es de mayor tamaño, pero la oriental tiene pocos individuos y un riesgo serio de extinción por consanguinidad.

– Las osas tienen un comportamiento más vinculado a lugares concretos que los machos, y es difícil que crucen las infraestructuras que rompen el paso entre las dos poblaciones oseras. La única forma de que alguna osa llegase a pasar de manera natural de occidente a oriente sería por extensión de la población occidental, recolonizando territorios de cría. De este modo en algún momento una osa subadulta criada en la zona de Lena podría cruzar al otro lado buscando su propio espacio. En este momento no hay osas que críen en Lena, luego sería un proceso a largo plazo.

РEl cruce de machos es menos significativo para evitar la consanguinidad debido a la escasez de osas reproductoras en el oriente. Es posible y se produce ocasionalmente, pero no suele dejar huella gen̩tica por la dificultad de apareamiento.

– Una solución artificial es la traslocación de una osa de occidente a oriente. Presenta los inconvenientes de la captura de la osa, operación complicada y con riesgo de muerte del animal. Además estaríamos hablando de reducir el número de hembras de la población occidental. Esos inconvenientes no existen en el caso que nos ocupa:
La osa extraída de su entorno en Somiedo se ha repuesto de sus heridas en cautividad en el parque Natural de Redes, área de la población oriental de osos. No es necesaria su extracción de la población occidental. Ya ha sido capturada y ya está en el oriente bajo control. Es un ejemplar joven no reproductor todavía, que hubiese fallecido seguramente sin la intervención humana debido a sus lesiones, con lo que no se afecta a la población occidental.

-La opción idónea para la conservación de la población osera es la reintroducción al medio natural de la osa procedente de Somiedo en una zona apropiada de Casu, Ponga o Amieva-Cangas de Onís, bajo control de la guardería y los técnicos y con apoyo alimenticio. Debe seleccionarse la zona más favorable con criterios técnicos; los tres concejos son Parque Natural (Casu y Ponga) o Nacional (Amieva). El suplemento alimenticio que garantice su supervivencia ha de ser limitado en el tiempo, similar o igual al que encontraría en la zona de forma natural acorde con la época del año, y aportado de manera que el animal no asocie la presencia humana con la alimentación para no alterar el comportamiento natural, huidizo.

-La introducción de la osa en Cangas de Onís-Amieva (Parque Nacional) implica posiblemente algunas ventajas, tales como la presencia casi habitual de machos erráticos de la población oriental, y desde el punto de vista de gestión, involucraría al Parque Nacional, con todos los recursos que ello supone.

Comentario Cerrado