Liberar a la osa Villarina en Somiedo es una solución mediocre.

Nota de prensa de Los Verdes de Asturias

La integración de la osa recogida en Villarín (Somiedo), una cría de nueve meses, pone en riesgo al animal con escasa recompensa incluso teniendo éxito.

Las “razones técnicas” aducidas por la Consejería de Medio Ambiente a la hora de decidir consisten en la exigencia del Alcalde de Somiedo de mantener su protagonismo en la operación.

La zona sosera somedana es una de las pocas que está ocupada en su práctica totalidad.
Pensamos que en Somiedo la osa se va a encontrar con que las zonas de cría ya están ocupadas por hembras adultas, que sólo las abandonan al morir, siendo sustituidas normalmente por una hija hembra que permanezca por las cercanías. Por si esto fuera poco, hay varios machos que pueden incluso representar un peligro para la osa. En el oriente la situación sería más favorable: apenas hay osas en las zonas de cría.

Genéticamente no aporta novedad alguna a la población occidental, de la que procede. El único argumento a favor de su devolución a Somiedo sería reintegrarla a la madre, lo que presenta no pocas complicaciones y sin garantía de ser aceptada por la misma. Y en caso de tener éxito, el resultado sería poco relevante de cara a la conservación de la especie.

*La solución óptima pasa por su integración en la población oriental*. Es un riesgo asumible en función del posible resultado en caso de tener éxito, pues se evitaría la excesiva consanguinidad durante varias generaciones en el núcleo osero oriental.

“Frente a la mejor opción para la conservación de la especie en Asturias y en España, que sería su integración en la población oriental, se opta por resolver el problema de protagonismo del Alcalde de Somiedo” ha manifestado el portavoz de Los Verdes Juan Ignacio González. “Así apenas se contribuye a
la conservación de la especie. Parafraseando al PSOE y sus declaraciones de los dos meses pasados dirigidas a IU-BA-Verdes, en este asunto le pedimos al Gobierno “altura de miras” y “responsabilidad”, que no “meta palos en las ruedas” ni “arena en los engranajes” de la conservación del oso pardo y que
abandone el “interés partidista” y local cara a Somiedo, y colabore con el conjunto de la sociedad. El protagonismo somedano puede satisfacerse como donantes generosos del ejemplar ”

“Creemos que los daños que presentaba la osa son compatibles con el atropello o golpe dado por un vehículo, y en ese sentido Villarín va a ser un lugar muy peligroso con el tráfico de cientos de camiones pesados a la planta embotelladora que promueve la administración, en el cambio de modelo
de la zona, de natural a industrial, que se está llevando a cabo”, añadió el portavoz de Los Verdes, que terminó manifestando que “debe primar el criterio técnico de conservación de la especie”.

Comentario Cerrado