IU cuestiona la alta velocidad entre Pola de Lena y Gijón por su alto coste

«Poner la vía cuesta una millonada y se ganan pocos minutos; sería mejor invertir en cercanías», plantea Martín. Buendía tampoco se compromete con el tramo porque «son los técnicos los que dirán cuál es la mejor solución»

Entre Pola de Lena y Gijón las carreteras, vías y montañas se trenzan de forma que complican la posibilidad de crear un camino rectilíneo como el que necesitan las vías de alta velocidad. El Ministerio de Fomento tiene previsto desvelar el año que viene un estudio técnico que encuentre ese trazado, pero existe otra posibilidad dentro del análisis, y que cuenta con el apoyo de Izquierda Unida (IU): renunciar a la instalación de esa línea de ancho europeo.
«Es que tiene muy poco sentido gastarse cientos de millones en poner unas vías con un alto impacto ambiental y que igual sólo ahorran cinco o diez minutos», explica Aurelio Martín, diputado de IU. Su análisis parte de la evidencia de que una vez pasado Pola de Lena, al AVE se le exigen dos paradas (una en Oviedo y otra en Gijón) en apenas 30 kilómetros. «Contando con que, para desacelerar el tren, necesitará ocho kilómetros y otros tantos para ponerse en marcha, la alta velocidad que se puede conseguir a partir de Lena es muy relativa», expone.
Frente a ese escenario, en IU proponen destinar «los cientos de millones» que precisa una línea de alta velocidad entre Lena y Gijón a potenciar la red de cercanías. «El juego que puede dar una millonada así en las redes de proximidad es muchísimo, y son éstas las líneas que le llegan a los estudiantes y a los trabajadores», reivindica Aurelio Martín. «Esa inversión nos permitiría además bajar la presión de las autopistas», abunda el diputado asturiano.
La opción de IU implica dar por buena la solución que ya manejan los dirigentes del Adif, empresa dependiente de Fomento y encargada de los trabajos del AVE.

El ente estatal asume que la variante de Pajares avanza a buen ritmo y que sus casi 50 kilómetros de trazado de alta velocidad entre La Robla y Pola de Lena estarán listos mucho antes que la hipotética vía rápida hacia Gijón. «Nuestra filosofía es muy clara: hay que poner en servicio cada tramo de alta velocidad que vamos completando y buscar su interconexión con el resto de trazados», explican.

Intercambiador
Ese principio implica instalar un intercambiador en Pola de Lena para que el AVE adapte sus ejes y pase de la vía rápida de la variante a la tradicional ya existente. «No es algo muy complicado», afirman dirigentes del Adif. Los viajeros asturianos ya conocen esa adaptación, pues es la que se practica en Valladolid sobre los Alvia en la línea Asturias-Madrid.
La solución «es lógica, porque hay que aprovechar cada ramificación que se termine para reducir los tiempos de viaje entre Asturias y Madrid», entiende el consejero de Infraestructuras, Francisco González Buendía. «Todo lo que sea acortar tiempos es un beneficio para Asturias», abunda el responsable del Principado.
La opción permitiría al presidente del Ejecutivo asturiano cumplir su promesa de inaugurar la entrada de la AVE en Asturias durante la presente legislatura. La duda ahora es si ésa sería una solución definitiva, si las vías de alta velocidad no pasarán de Pola de Lena, como plantea IU.
Ayer el consejero de Infraestructuras del Principado eludió dar por irrenunciable el tramo Pola de Lena-Gijón y remitió toda decisión al estudio técnico de Fomento. «En principio la idea es que el AVE llegue a Gijón, pero se adoptará la mejor solución técnica, por encima del asunto económico», matizó.
Quien sí ve irrenunciable esa infraestructura es el PP. «Es que, de no hacerla, habría que poner a la gente en pie contra el Gobierno», advirtió Isidro Fernández Rozada, diputado nacional y miembro de la comisión de Fomento. «Sería el colmo de los engaños de los socialistas, que no traen más que retrasos a los asturianos», apuntó.
En todo caso, en asuntos de alta velocidad, cada palabra cuenta. «Es que en el Gobierno son muy dados a los juegos dialécticos. De hecho, Areces ya anunció que la alta velocidad llegaba a Asturias cuando entró en servicio el tramo Madrid-Valladolid», recordó IU.
En lo que coinciden la coalición y el Gobierno es que la clave para acortar los viajes a Madrid está en los trabajos sobre la línea Valladolid-León. «Ahí tenemos que ser muy críticos, porque tras cinco años de Gobierno no tienen más de 20 kilómetros en obras, y esa es la madre de todos nuestros corderos», afirman en IU. Sin esos 165 kilómetros, «lo que Areces inaugurará será un tren-oca, más que un tren-pato», acusan aprovechando el apelativo de los Alvia, los trenes de Renfe que son capaces de circular por vías tradicionales o de alta velocidad.

Sólo hay 1 comentario

  1. EcoWarrior /

    Es lo unico que hemos leido sobre el AVE dicho con un poco de sensatez.
    Os invitamos a pasar por nuestro blog, donde tambien tratamos del tema.

Comentario Cerrado